• version imprimible
Martes, junio 20 de 2017

Gobierno difunde nuevos Códigos de Ética que adoptaron 256 servicios públicos para mejorar la calidad de los servicios que entregan a los ciudadanos

  • En ceremonia que encabezó la Presidenta Bachelet, el ministro de Hacienda sostuvo que estos nuevos instrumentos, elaborados en el marco de la Agenda de Probidad y Transparencia que impulsa el gobierno, “nos van a ayudar mucho a hacer mejor nuestro trabajo y a cuidar también cada peso que gastamos”.

Santiago, 20 de junio de 2017.- El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, destacó el aporte de los códigos de ética de las distintas instituciones públicas, tanto para el manejo del Estado como para la economía. 

El secretario de Estado abordó el tema al participar esta mañana en la ceremonia de presentación de los códigos de ética elaborados participativamente en 256 servicios públicos de la administración central del Estado, una de las medidas administrativas contempladas en la Agenda de Probidad y Transparencia. La actividad fue encabezada por la Presidenta Michelle Bachelet y contó con la presencia de la titular del Trabajo, Alejandra Krauss; el director del Servicio Civil, Rodrigo Egaña; el presidente del Consejo para la Transparencia, José Luis santa Marías; el presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Carlos Insunza y una numerosa representación de jefes de servicios. 

Durante la actividad, la Jefa de Estado afirmó que “vivimos una época en que la sociedad ha elevado sus exigencias sobre lo público, no sólo en Chile, sino también a escala global. Ya no basta con el solo cumplimiento de la misión de los servicios públicos: hoy los ciudadanos esperan que en la actuación de las instituciones primen la honestidad, la transparencia y la rendición de cuentas”. Enfatizó que estos códigos de ética vienen precisamente a contribuir en esa dirección. “Soy una convencida –lo he dicho siempre y lo reitero– que Chile tiene una larga tradición de servidores honestos; que la integridad y la austeridad están en el origen de la República; y que ese apego a la ética es una impronta institucional de la que podemos sentir orgullo”, aseguró la Mandataria.  

Por su parte, el titular de Hacienda señaló que quienes necesitan los servicios del Estado “merecen condiciones de respeto, imparcialidad, igualdad de trato, eficiencia, mérito, todos estos valores que tenemos hoy día en estos códigos.  Nuestra economía también necesita que el Estado funcione de manera ágil y eficiente, para que la inversión fluya, para que haya nuevos emprendimientos, nuevos negocios, en fin. Estoy seguro que estos Códigos nos van a ayudar mucho a hacer mejor nuestro trabajo y a cuidar también cada peso que gastamos”.

Agregó que “parte importante de esta Agenda de Probidad se enfoca en el sector público, como corresponde tenemos que dar el ejemplo. Y una de las medidas más importantes fue la elaboración y aplicación de estos Códigos de Ética que están en estos archivadores, en todas las instituciones públicas”.

Es así como explicó que se trata de “tener una guía de cómo actuar cuando interactuamos con los ciudadanos, cómo limitar riesgos, cómo hacemos frente a los conflictos de intereses, cómo aseguramos la igualdad de oportunidades y el buen trato”.

Rodrigo Valdés precisó que “estas orientaciones no sólo son necesarias para quienes nos enfrentamos día a día con la toma de decisiones –muchas veces difíciles, déjenme decirles- en la que hay que ponderar distintos elementos a nivel político, sino que son para todos los que trabajamos en el Estado, porque actuar de manera íntegra es indispensable para atender de mejor manera las demandas de nuestra democracia”. 

Temas económicos

Al término de la actividad, el ministro fue consultado por los resultados de la operación renta informados ayer, respecto de lo cual dijo que en general permiten anticipar “cierta prudencia” en cuanto a la formulación del Presupuesto 2018.

 “Las utilidades de las empresas no estuvieron mal, pero otros pagos de impuestos y la categoría ’otros’ tuvo una disminución importante. La base de impuestos implícita es bastante volátil año a año y por lo tanto no es tan sorprendente que suba y baja, pero sí nos deja este año con un poco menos de recaudación por este concepto de lo que esperábamos”, comentó. Añadió que “por suerte tenemos otras recaudaciones que compensan en buena parte esto y sí nos hace ver que tenemos que tener mucho cuidado hacia adelante también con los gastos. 

En cuanto a la petición de actores del mercado aeronáutico de rebajar las tasas de embarque aéreas, la autoridad fiscal sostuvo que al igual que el peaje que paga un bus “estos son pagos que hemos tenido en Chile por mucho tiempo para poder financiar una parte o casi toda la infraestructura. Por lo tanto, si queremos tener más y mejores aeropuertos -cada vez hay más gente que viaja- es necesario tener tasas de embarque que hagan eso”. De esta manera, el ministro Valdés precisó que no es el momento de comenzar esta discusión, ya que estas tasas también “financian desde Santiago muchos aeropuertos regionales”. Añadió que el hecho de que haya más personas viajando justamente requiere de más infraestructura, la que “no es gratis, es bueno financiarla”.

Ir arriba