• version imprimible
Jueves, marzo 16 de 2017

Valdés pide no sobrerreaccionar a datos puntuales ni politizar el debate macro: “Podemos crecer más, no nos dejemos guiar por el pesimismo”

  • La autoridad detalló que el debilitamiento del comercio global, las señales proteccionistas y la amenaza de una reforma tributaria en Estado Unidos que encarezca las importaciones constituyen amenazas globales que pueden afectar a Chile.
  • Destacó el buen desempeño bursátil y el bajo riesgo país, y también pidió seguir trabajando por el crecimiento. “El país no se acaba con una elección”, comentó.

Santiago, 16 de marzo de 2017.- Una revisión de los riesgos y oportunidades del escenario global para Chile, junto con detalles de los avances de la agenda de modernización del mercado financiero, fueron los principales ejes de la exposición (ver presentación) del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, en el seminario “Inversiones 2017 ¿un nuevo orden?”, organizado por Compass. Pero además, la autoridad formuló un llamado a tener discusiones más constructivas, ya que estimó preocupante tanto las reacciones excesivas ante un dato y cierta politización en el debate macroeconómico.

“Cada cual tiene el derecho de ver el vaso medio lleno o medio vacío, como quiera. Pero más allá de eso, creo que es necesario tratar de construir más de manera común y no sólo con los que comparten exactamente las mismas visiones. Y menos aún, validarse con los que piensan igual”, sostuvo. Añadió que ve con preocupación la sobrerreacción a datos puntuales. “Tuvimos un enero mejor a lo esperado, pero tendremos un febrero muy malo por lo que está pasando con Escondida, el año bisiesto, los incendios. Todos son fenómenos transitorios y no tenemos que caer en la desesperación por un mes. Podemos crecer más y es importante que no nos dejemos guiar por el pesimismo”, comentó. 

Añadió que “hay buenas y malas noticias siempre”, y ejemplificó con el buen desempeño bursátil reciente, en que Chile en comparación con el mundo emergente (IPSA vs EM MSCI) ha crecido 8% en lo que va del gobierno y 15% medido desde el punto de recuperación. “Por lo tanto, desde el punto estricto de lo que los mercados dicen, las cosas se ven bastante mejor a cómo uno podría leerlas en los diarios”, dijo, precisando que este rendimiento “habla de mejores resultados de las empresas para adelante”. Sobre por qué esto no se refleja en la inversión, detalló que “hay temas de tiempos, los mercados financieros miran hacia adelante y se ajustan rápidamente, las inversiones a veces toman más tiempo en materializarse”.

Otro ejemplo positivo, dijo, es lo que ha ocurrido con el riesgo soberano (medido por Credit Default Swaps, CDS), en que Chile tiene hoy exactamente el mismo spread soberano que al inicio del gobierno y ese indicador no ha tenido grandes movimientos en momentos de volatilidad global. “Esta es la manera más fácil de decir que estamos en la senda fiscal correcta, en un gradual y persistente ajuste y consolidación”, afirmó. 

El titular de Hacienda agregó que otro tema de preocupación es “cierta politización del debate macroeconómico, donde todo se caricaturiza o todo se lee en clave ideológica”. A modo de ejemplo, detalló que al alertar sobre el debilitamiento de las exportaciones locales y nuestra capacidad de crear nuevos negocios lo hizo como un aporte al debate sobre factores que inciden en el crecimiento de largo plazo y que demandan preocupación. “Algunos lo leyeron equivocadamente como un intento de culpar a los empresarios o tender una cortina de humo sobre lo que está pasando”, criticó, añadiendo que “es obvio que las exportaciones han estado lentas, eso requiere atención y también es obvio que tenemos que ocuparnos de los efectos de la confianza, los incentivos que provocan cambios regulatorios, etc. No podemos atrincherarnos en estas discusiones”.  

Agregó que, asociado a lo anterior, el debate sobre la política industrial debe considerar que la realidad es compleja y que ya hay casos concretos de apoyo estatal al desarrollo de industrias (Fundación Chile e industria de salmones, DL 701 e industria forestal).  “No todo funciona con piloto automático y tampoco podemos suponer, como creen algunos, que el Estado tiene una bolita mágica de cristal para orientar inversiones. Mi intención era simplemente reflexionar para que busquemos el adecuado intermedio”.

Admitió que en tiempos pre electorales el debate se vuelve intenso, pero no todo puede evaluarse en esta clave. “El país no se acaba con una elección y muchos de los desafíos que tenemos hoy tampoco se resuelven en el lapso de un puro gobierno. No creo que animar el crecimiento sea fácil o se resuelva con un par de cambios, es una tarea de largo aliento y que requiere a todos”, aseguró.

Escenario global

El titular de Hacienda dijo que aunque China ha logrado conducir de manera apropiada su proceso de rebalanceo del crecimiento,  hay aspectos preocupantes en el escenario global, partiendo por el estancamiento del comercio mundial, cuya expansión está bajo el promedio histórico y que hoy crece apenas la mitad de lo que crece el mundo. Advirtió que las señales asociadas a la nueva posición de Estados Unidos respecto de los acuerdos de libre comercio no contribuirán a una recuperación y aseguró que Chile seguirá empujando la integración comercial y financiera, como se ha visto en forma patente en los últimos foros.

Advirtió de una nueva amenaza en este sentido, asociada a los anuncios del Presidente de Estados Unidos en cuanto a cambios en la política tributaria de ese país, que implicarían  un aumento de 20% en los desembolsos por impuestos para la importación de productos a ese país. “Esta medida puede cambiar completamente el cuadro de la integración global y la localización de empresas. Implicaría que el mundo no podría tener regímenes de importación neutrales. Sería un cambio a las reglas tributarias globales de primer orden y puede tener efectos incluso más importantes que el tema comercial, opinó.

En cuanto al alza de la tasa de la Reserva federal, dijo que no hay que “asustarse porque las políticas monetarias en el mundo fluctúan, el tipo de cambio se moverá para acomodar eso. Los riesgos más importantes del mundo van por otros lados: por el proteccionismo, por el tema tributario en EEUU, que puede tener consecuencias importantísimas”. 

Avances agenda financiera

En cuanto al mercado financiero, destacó que  su tamaño y profundidad son equivalentes a los de países avanzados como Australia y Nueva Zelanda, lo que exige regulaciones adecuadas para responder en forma eficiente a los avances que se han verificados en cuanto a instrumentos, agentes, modos de operar e internacionalización.

Informó que la nueva Comisión para el Mercado Financiero está en etapa de implementación. “Esperamos que esto mejore la confianza en los mercados, porque hemos tenido varios escándalos que ha sido descubiertos más bien en Estados Unidos que acá. Eso no debe seguir ocurriendo”, comentó, agregando que con el nuevo organismo tampoco debería repetirse “que las multas que el regulador impone terminen llevándose ante el Tribunal Constitucional”.

El ministro detalló el conjunto de medidas adoptadas en la Ley de Productividad para contribuir a ampliar el financiamiento de la inversión, la agenda de integración financiera con la Alianza del Pacífico, las medidas de inclusión financiera y competencia en los medios de pago y la internacionalización del mercado nacional de bonos, con ajustes que hacen más atractivo la participación de inversionistas extranjeros.

Sobre los próximos pasos, citó el ingreso del proyecto sobre datos personales y el próximo envió al de la reforma a Ley de Bancos. También informó sobre el debate de la iniciativa que refuerza la transparencia y responsabilidad de los agentes de mercado, que considera temas como las obligaciones de auditores externos, directorio y plana ejecutiva; operaciones con partes relacionadas, protección de accionistas minoritarios y regulación de las asesorías de inversión.

Ir arriba